Productores de Alimentos Ecológicos

Los Productores de Alimentos Ecológicos

Los productores ecológicos de alimentos son las empresas convencidas de que una salud óptima se obtiene empezando por una alimentación sana y concienciadas en la preservación del medio ambiente. Sectores como la ganadería, agricultura y el sector de transformados o procesado de alimentos, están ganando mercado gracias a la mayor producción, a la mejora de los precios de venta y a la creciente demanda en la compra de frutas, verduras, ciertas carnes y alimentos procesados. Los productores ecológicos de alimentos van a perseguir los siguientes objetivos:

  • Intentarán producir alimentos de alta calidad nutritiva y, si es posible, en cantidad.
  • Trabajarán optimizando los ecosistemas, sin querer dominarlos.
  • Los productores ecológicos, fomentarán los ciclos productivos biológicos. Entendiendo el ciclo como la cadena que sigue la materia desde los microorganismos, la flora y fauna del suelo, las plantas y los animales.
  • Mantendrán y, harán lo posible por aumentar a largo plazo la fertilidad de los suelos.
  • Emplearán los recursos renovables que estén en su entorno en el medio agrícola o ganadero. A este fin, reciclarán los nutrientes minerales y la materia orgánica.
  • Los productores ecológicos, mantendrán la diversidad genética de su entorno protegiendo el hábitat de plantas y animales silvestres.
  • Proporcionarán a las especies animales las condiciones de vida que les permitan realizar su comportamiento innato.
  • Con las prácticas desarrolladas en el proceso de producción, los productores ecológicos, lograrán un ingreso económico familiar y comunal satisfactorio.
Productores ecológicos

Estos objetivos los resume la IFOAM (Internacional Federation of Organic Farmers Asociation) una entidad que pretende impulsar y dirigir a los productores ecológicos.

Los productores ecológicos de alimentos, van a generar unos beneficios no sólo para ellos (que serían los económicos) sino para todos (ecológicos y sociales).

Beneficios económicos: los productores ecológicos ofrecen una alternativa productiva que mediante la exportación permite la entrada de dinero en el país. Los productos ecológicos certificados tienen un sobreprecio que oscila dependiendo de la calidad del producto, la demanda y la estrategia comercializadora de los productores ecológicos.

Beneficios ecológicos: haciendo un uso razonable de los recursos naturales como el suelo, el agua o la biodiversidad el impacto en los ecosistemas se minimiza sin dejar de producir. Esto se traduce en la conservación de los espacios y recursos naturales para las próximas generaciones.

Beneficios sociales: Integrando prácticas de trabajo ecológicas se absorbe una gran cantidad de mano de obra permitiendo la generación de empleo el la zona y también se evita la fuga de moneda en la adquisición de productos fabricados en el exterior (hablaríamos de los pesticidas, herbicidas, abonos, etc…).