Distribución de Productos Ecológicos

Los canales de distribución quedan un poco alejados del concepto “ecológico” puesto que en la mayoría de los casos son actividades “no” o “poco” sostenibles. En la mano del fabricante está seleccionar adecuadamente los productos destinados al packaging, la manera de hacer este y como realizar la correcta distribución de productos ecológicos de manera que lleguen en las mejores condiciones al punto de venta. Y en la mano del consumidor está penalizar al fabricante no adquiriendo su producto -siempre que exista un producto ecológico alternativo- que penalice la labor hecha en la elaboración con un pésimo embalaje y distribución.

Sostenibilidad, ecologismo, embalaje, transporte y distribución están íntimamente relacionados. Un eficaz sistema de distribución de productos ecológicos, pasa ineludiblemente por un buen embalaje y un rápido sistema de transporte, ya que muchos de los productos ecológicos tienen una caducidad corta precisamente al tratarse de productos que carecen de conservantes químicos.

Distribución de productos ecológicos

Más sobre Distribución de Productos Ecológicos

El material más adecuado para un buen embalaje es siempre aquel que tenga una tasa de reciclado superior. Y si a su vez, el material del embalaje procede de material ya reciclado, mejor aún. Debemos pedir siempre que exista alternativa, embotellado en vidrio preferentemente al plástico. También debemos exigir que el cartón empleado en cajas proceda de papel reciclado. Del mismo modo, si un producto puede estar envuelto sólo una vez o puede no estar envuelto, debemos exigir que así lo esté. Por ejemplo, si un producto ya está debidamente protegido en un envase, es un desaprovechamiento de recursos que además este se encuentre dentro de una caja u otro envase.

Pero, ¿como va a influir el embalaje en la distribución de productos ecológicos?. Imaginemos un zumo que sólo se pueda elaborar en Australia y lo adquiramos en Europa. ¿Lo pediríamos en un envase de vidrio?. Deberíamos saber que cuesta el transporte de la botella de vidrio hasta Europa, para saber si en este caso hubiese sido mejor el plástico. El plástico -siempre plásticos autorizados y de calidad alimentaria-, al ser mucho más ligero supondría muchísimo menos gasto en combustible durante el transporte, lo que compensaría con su menor tasa de reciclabilidad. Otro método consistiría en traer el producto en grandes contenedores y una vez en el centro de distribución, envasarlo adecuadamente.

Normalmente la industria intenta siempre introducir nuevos materiales, colores y estrategias para conseguir llegar al consumidor por encima de la competencia. En la industria ecológica ocurre lo mismo. Cuando nos disponemos a coger un producto de una estantería, siempre que existan alternativas, debemos sopesar todos los pros y los contras de nuestra elección y debemos estar por encima del marketing. Sólo así, los productos más respetuosos con el medio podrán tener su espacio en el mercado y la cadena de distribución habrá sido exitosa.

Productores ecológicos - Copyright © 2006 - 2015 - Aviso legal - Contacto
Usamos cookies propias y de terceros, si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información